Política

Español

Caso tsunami: “La Concertación se logró unir detrás de la figura de la ex presidenta Michelle Bachelet”

Caso tsunami: “La Concertación se logró unir detrás de la figura de la ex presidenta Michelle Bachelet”

Según el cientista político de la Universidad de Santiago Bernardo Navarrete, los cuestionamientos a la ex presidenta ha logrado ordenar filas al interior del conglomerado opositor. Sostiene que el  origen de la estrategia de la derecha, de buscar la responsabilidad de Bachelet radica en los bajos resultados que obtuvo el gobierno en las últimas encuestas de Adimark y CEP.
A pocos días de la cuenta pública que deberá rendir el Presidente Sebastián Piñera, este 21 de Mayo, el analista cree que “la carta de navegación que va a establecer el mandatario, va a ser tremendamente frágil porque en estricto rigor tiene un 24 por ciento de aprobación, frente a una candidata que parece incombatible”.


Declaraciones cruzadas entre el gobierno y la oposición, ha generado la filtración de imágenes de un video en que se demuestra que la ex presidenta Bachelet estaba informada respecto de la ocurrencia de un tsunami en las costas nacionales y que, sin embargo, habría optado por entregar los antecedentes de manera parcelada a la opinión pública.
 
Mientras personeros del gobierno exigen que la ex mandataria se presente a responder las preguntas de la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados, la Concertación simplemente “congeló” las relaciones con el Ejecutivo.
 
Según el analista político de la Universidad, Bernardo Navarrete, la idea del gobierno de buscar establecer la responsabilidad de la ex Presidenta Michelle Bachelet, tras el terremoto y tsunami que afectó al país el 27 de febrero de 2010, provocó un efecto de cohesión al interior de los partidos de la Concertación.

“Curiosamente esta reacción de la derecha de centrar en la figura de la ex presidenta las malas o buenas acciones tomadas en el 27F, tiene un efecto no buscado y es que logró unir a la Concertación. De hecho la imagen de Michelle Bachelet traspasa incluso la intención de voto y tiene la capacidad, desde Nueva York, de ordenar las filas de los partidos del conglomerado de oposición”, afirma Navarrete.
 
Para el académico, el origen de la estrategia de la derecha, de buscar la responsabilidad de la ex presidenta, radica en que después de la última encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), Bachelet aparece con el 51 por ciento de reconocimiento como posible presidenta de la República, y el ministro Laurence Golborne con un siete por ciento. “En realidad la derecha tiene muy poco margen de maniobra para que puedan instalar de aquí a un año más, un candidato presidencial que se pueda consolidar”, agrega el analista.
 
Según Navarrete la Coalición por el Cambio “está ocupando una vieja tradición que es judicializar la política, es decir, lo que no se puede resolver -políticamente hablando- se pasa a los tribunales”. Ello, con el objetivo de afectar la percepción que la ciudadanía tiene con respecto a la ex mandataria.
 
Expectativas para el discurso del 21 de Mayo


A pocos días de la cuenta pública que deberá rendir el Presidente Sebastián Piñera, este 21 de mayo, el analista cree que “la carta de navegación que va a establecer el mandatario, va a ser tremendamente frágil porque en estricto rigor tiene un 24 por ciento de aprobación, frente a una candidata que parece incombatible”.
 
El académico espera que el presidente haga un llamado a la unión nacional, en función de los proyectos de reconstrucción y el futuro del país, “aunque eso tiene poco sentido, ya que la propia acción de judicializar la política genera una reacción fuerte y dura de la Concertación. En ese escenario, la segunda acción que uno espera es que establezca una carta de navegación para enfrentar los próximos dos años, para afrontar las elecciones municipales, las parlamentarias y las próximas presidenciales”.
 
Para el experto es importante saber “qué cosas nuevas o distintas podría hacer el Presidente Sebastián Piñera para re encantar a un electorado que no le es favorable, pues la mayoría de la ciudadanía no tiene confianza en él. Creo que los anuncios van a ser de resultados cortos, pequeños y poco relevantes”.
 
Además, contextualiza el especialista, la nueva cuenta pública se da en un momento  sumamente complejo para el mandatario. “El último año ha sido de malas noticias en el plano internacional y nacional para el Presidente. The Economist señala que "el señor Piñera ha probado ser un político inepto" y “arrogante”; las encuestas de opinión pública como Adimark y CEP, lo muestran tan sólo con un 26 y 24% de aprobación, respectivamente; y la totalidad de sus ministros lo duplican o triplican en aprobación”.

“Norcorea es una sociedad oriental, tradicional y tremendamente cerrada”

“Norcorea es una sociedad oriental, tradicional y tremendamente cerrada”

Según la experta internacional de la Universidad de Santiago, Olga Ulianova, muchos análisis y visones presentadas, “no consideran los códigos culturales” que explican la situación que se vive tras la muerte de Kim Jong Il. “Se trata de un despotismo oriental, y no de una democracia occidental”, enfatiza.

El desconocimiento y la falta de información frente a una sociedad o cultura, conlleva  muchas veces a erróneas o apresuradas interpretaciones. Esa es la situación que el mundo enfrenta hoy, según la académica y analista internacional de la Universidad de Santiago, Olga Ulianova, al abordar el escenario social y político que se vive en Corea del Norte, tras la muerte de Kim Jong Il.

Luego de 17 años de encabezar el poder político en el país oriental, bajo un régimen para muchos dictatorial y reprochable, son varias las miradas que se han dado respecto al escenario actual, pero sobre todo futuro para la sociedad norcoreana.

Para Olga Ulianova, experta en materia internacional de la Universidad de Santiago, “existe mucho desconocimiento de ciertos códigos culturales que permiten comprender la forma de vida en Corea del Norte, y desde ello, asimilar el régimen político y las imágenes que hemos visto tras la muerte de Kim Jong”.

Según la investigadora, “no podemos pretender que sea una sociedad occidental, porque no lo es, la norcoreana es una sociedad oriental, tradicional y tremendamente cerrada”.

Futuro político   

Uno de los puntos de interés para la comunidad mundial, es el rol que jugará el heredero del desaparecido líder, Kim Jong Un, quien deberá asumir la conducción de la República Popular Democrática, ubicada en la porción más septentrional de la Península de Corea.

Según la también directora del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) del plantel estatal, el heredero de la dinastía, “podría presentar alguna visión un poco más amplia, si se considera su mayor conocimiento del mundo, su relación o paso por Occidente y, tal vez, también algún un grado de receptividad ante mensajes desde China, hacia una apertura económica, pero siempre controlada”.

Junto con restar validez a lo que considera un innecesario “alarmismo” por la eventual amenaza militar, la especialista advierte que las expresiones de duelo en la ciudadanía norcoreana, “son absolutamente sinceras, y aunque uno pudiera pensar cómo están de lavados estos cerebros, si se observa desde el prisma personalista, cerrado y tradicional que caracteriza a Corea del Norte, existe una sensación real de pérdida”.

Relaciones internacionales

El papel que pueda jugar en el mediano y largo la comunidad internacional, es un aspecto clave. En esa línea, la académica de la U. de Santiago hace hincapié en que ésta “puede jugar un rol fundamental en el sentido de no perpetuar ataques a Norcorea, ya que  lo contrario no haría otra cosa que continuar cerrando aún más la verdadera ostra que es esa sociedad”.

Los funerales de Estado al fallecido gobernante, se efectuarán el próximo 28 de diciembre, tras lo cual el poder será conferido a su hijo. En tanto, el Partido Comunista de Chile ya hizo llegar sus condolencias al pueblo norcoreano, lo que desató críticas en el mundo político del país.  

Voto voluntario podría ser herramienta para movimiento estudiantil en 2012

Voto voluntario podría ser herramienta para movimiento estudiantil en 2012

El cientista político y académico de la estatal Universidad de Santiago, Bernardo Navarrete, además de prever que la medida no aumentará la participación en forma significativa, añade que ésta “deja muchas interrogantes respecto de la capacidad técnica institucional para soportar el aumento del padrón”.  

Si bien para el gobierno constituye un verdadero acierto, así como la herramienta clave para revitalizar la democracia, lo cierto es que la aprobada ley de inscripción automática y voto voluntario no se encuentra exenta de aristas que permiten cuestionar el real sentido de la medida.

El investigador y cientista político de la Universidad de Santiago, Bernardo Navarrete, sostiene una postura crítica respecto del real impacto que la inscripción automática y el voto voluntario puedan tener sobre la participación que hoy exige la ciudadanía.

Tan cierta como la convicción del Ejecutivo de que la medida legislativa “rejuvenecerá” la política, es la posibilidad de que la voluntariedad genere una baja en la votación efectiva.

Al respecto, el especialista en materias políticas de la casa universitaria estatal, Bernardo Navarrete, advierte que es probable “un alza en la abstención, a la vez que sostener que los jóvenes asistirán a votar, es un supuesto equivocado” y agrega que la nueva situación electoral “podría ser una herramienta para el movimiento estudiantil, en la medida de los llamados a tal o cuál conducta política en los menores de 30 años”, por ejemplo, a no votar o preferir a quienes expresamente apoyen sus demandas.

Cambios estructurales

El académico plantea que “es necesario preguntarse si está o no resuelto cómo ha de soportar el Servel una situación en que el padrón aumenta con más de 4 millones de potenciales nuevos electores, respecto de los recursos y la capacidad institucional”.

Sin duda, la nueva ley abre la posibilidad de que los candidatos y candidatas ideen creativamente campañas exclusivas de imagen, o desarrollen propuestas cargadas de ideas. Todo ello cuando, a juicio de Navarrete, “lo que realmente se exige hoy es participación real, y no sólo facilitar un modelo electoral que en su fondo está cuestionado y que adolece de credibilidad. Por esto es que son deseables cambios estructurales al sistema electoral, y no sólo de forma”, concluye.  

Experto Usach desestima que voto voluntario aumente “significativamente” participación electoral

Experto Usach desestima que voto voluntario aumente “significativamente” participación electoral

De acuerdo con Bernardo Navarrete, cientista político de la Universidad de Santiago, “la democracia no sólo implica derechos para la ciudadanía, sino también obligaciones, y votar es una de ellas”.
El académico concuerda con que se trata de un cambio cosmético, sin modificar las cuestiones de fondo, que han alejado a la ciudadanía de las instancias de representación política.

 

Importantes cuestionamientos a la nueva Ley de Inscripción Automática y Voto Voluntario, recientemente aprobada en el Parlamento, esgrime el cientista político de la Universidad de Santiago, Bernardo Navarrete.

De acuerdo con el académico, la nueva medida no sólo “es poco efectiva y dudosamente vaya a cumplir con el objetivo de aumentar de manera significativa la participación electoral, sino que, además, se implementa sin haber sostenido un debate como sociedad, respecto a lo que constituye el acto de votar en una democracia como la nuestra, que está aún en proceso de construcción”.

Navarrete es enfático en recalcar que a su juicio, “el sufragio constituye una obligación ciudadana, en la medida que es la forma en que se delega la representación”. Sobre el mismo punto, concuerda en que la falta de participación del electorado, sobre todo joven, tiene que ver con “un sistema político que no representa, o que escasamente es heterogéneo, donde se perpetúa la presencia de dos conglomerados, la derecha y la centro izquierda, más los comunistas, que sólo logran presencia gracias a acuerdos por omisión”.  

La nueva ley fue aprobada en la Cámara Alta con unanimidad de votos, excepto en el punto referido a la educación cívica en los programas de estudio. Por otra parte, se espera que la medida incorpore a cerca de 5 millones de personas que hoy no están inscritas en los registros electorales, según ha dicho el gobierno. Ahora sólo resta la aprobación de la Cámara de Diputados.

Consultado sobre la supuesta “obligación” de atraer al electorado con nuevas propuestas, a la que se verían enfrentados los candidatos y candidatas, ante la voluntariedad del sufragar, Bernardo Navarrete es escéptico: “Más que propuestas interesantes, podríamos vernos enfrentados a ofrecimientos populistas”, advierte.

Asimismo, el académico Usach asegura que “la experiencia internacional, donde el voto ha sido liberalizado, muestra que hay menor tasa de participación. Se parte del supuesto que por ser voluntario, los jóvenes (segmento que ha mostrado mayor desapego a la representatividad política) van a concurrir a sufragar, pero parece olvidarse que si no lo hacen, es porque no creen en la institucionalidad vigente”, asegura el analista.

El académico de la Facultad de Humanidades del plantel estatal, afirma que el desafío de fondo está en los cambios estructurales al sistema político. De acuerdo con su visión “se nos está diciendo, le damos la libertad para votar o no, pero libertad para seguir votando en el mismo sistema. No se están haciendo cambios al fondo, al sistema binominal  o a la imposibilidad de voto de chilenos en el extranjero, que son los temas que hoy la ciudadanía reclama”, concluye.

Encuesta Adimark revela que “éste es un gobierno de ministros”

Encuesta Adimark revela que “éste es un gobierno de ministros”

Al analizar el último estudio de opinión, en que Sebastián Piñera alcanza un 31% de aprobación, Bernardo Navarrete, analista político Usach, agrega que “dada la personalidad del presidente, y la forma en que conduce su administración, estos resultados debieran mantenerse”. 

 

No hay cambios significativos respecto de las últimas mediciones. Es la frase que mejor parece resumir los resultados de la última encuesta Adimark, sobre los índices de aprobación y rechazo, a la figura y gobierno del presidente Sebastián Piñera, así como a las coaliciones políticas e instituciones republicanas.

Un 31% de aprobación, versus un 63% de rechazo, son los principales resultados arrojados por la encuesta telefónica hecha sobre un universo de mil 110 hombres y mujeres de Santiago (503) y regiones (607), entre el 3 y el 29 de octubre.

Al analizar los principales antecedentes entregados por el estudio, el cientista político de la Universidad de Santiago (USACH) Bernardo Navarrete, destacó que “si bien (Piñera) presenta un aumento de un punto, ello está dentro del error estadístico, por lo que no constituye un alza significativa y confirma que se mantiene el promedio de 30% de aprobación”.

 

Un gobierno de ministros      

Si bien el gobierno experimenta una baja en el respaldo ciudadano a la labor desarrollada, que desciende de un 31% a un 28%, ello contrasta con los altos niveles de apoyo que muestran -en forma individual- algunos ministros y ministras.

El titular de Defensa, Andrés Allamand, recibió un 78% de aprobación a su gestión, asociado a la tragedia aérea en Juan Fernández. Lo equipara Carolina Schmidt, del Sernam y sigue Laurence Golborne, de Obras Públicas, con un 75%. La aprobación del postnatal por la  primera  Secretaria  de  Estado y la fuerte imagen impulsada por Golborne, explicarían estas cifras, que según  Navarrete, “son un denominador común en las encuestas de opinión, en que las figuras bajan o suben según su actuar ante hechos y circunstancias de alto impacto público”. Felipe Bulnes, de Educación, resulta como el peor evaluado, llegando al 34%.

Lo anterior lleva a Bernardo Navarrete a sostener que “parece ser que estamos ante un gobierno de ministros. Se tiene a un presidente con bajísima credibilidad y confianza, con un magro liderazgo, por lo que se percibe que quienes están haciendo las cosas, son los miembros de su gabinete”.

 

Instituciones y conflicto estudiantil   

Como “delicado” califica el especialista de la Universidad de Santiago, el nivel de desaprobación que ostentan las principales instituciones de la República, ya que, según sostiene “es inusual en una democracia como la chilena, que siempre se ha caracterizado por su estabilidad”. Agrega que “es muy posible que este gobierno sea recordado como aquel que no supo recuperar el valor de dichas instituciones”, atendiendo que el Senado y la Cámara de Diputados no superan el 30% de aprobación 

Por su parte, el movimiento estudiantil por la educación pública mantiene una alta aprobación a las demandas planteadas, alcanzando un 67%, la forma en que se han dado las movilizaciones -muchas de ellas con hechos de violencia callejera- han influido en una baja a los modos de canalizar las demandas. Frente a esta  realidad Navarrete advierte, finalmente: “Será necesaria un a reformulación que permita dar continuidad al movimiento y sus exigencias”.

Piñera podría ser recordado como el presidente menos querido después de Pinochet

Piñera podría ser recordado como el presidente menos querido después de Pinochet

La encuesta del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC), dio un 22 por ciento de aprobación al presidente Sebastián Piñera. 

 

El analista político de la Universidad de Santiago, Bernardo Navarrete, dijo que tal porcentaje “bordea el escándalo” y que el bajo nivel de credibilidad es muy preocupante.

“Este presidente puede pasar a la historia como el mandatario menos querido que ha tenido el país, después de Pinochet. Las razones hay que buscarlas en su personalidad; pocas veces se ha visto un presidente que tras 19 meses de gestión aparece tan distante, tan poco claro y con tan poca dirección y liderazgo”. 

Así lo cree el analista político y académico de la Universidad de Santiago, Bernardo Navarrete, quien comentó los resultados de la encuesta del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC), que dio un 22 por ciento de aprobación al presidente Sebastián Piñera, el más bajo para un mandatario en 20 años. El rechazo registró un 66 por ciento, 13 puntos más alto que la medición anterior. 

La medición del CERC, revela que en lo que a atributos de la figura presidencial se refiere, un 67% "le cree poco o nada". En mayo, un 57% se inclinaba por esa opción. Según la encuesta actual,  16% dice que "le cree más o menos" y sólo un 14% afirma que "le cree mucho".

Para Navarrete, el tema de la baja credibilidad presidencial debe generar una profunda preocupación a la clase política y también a los ciudadanos. “El país necesita un presidente creíble”, sostuvo el académico, y agregó que “el Piñera candidato no tiene nada que ver con el Piñera presidente. Y esa disociación es un elemento fuerte para entender que se necesita bastante más que una fortuna personal para ser Presidente de la República”. 

Según el analista de la Usach, para los estándares chilenos un 22% de aprobación presidencial bordea el escándalo. “Representa una preocupación por un problema que se está tornando crónico. Frei y Bachelet llegaron a niveles de 35%, pero fueron coyunturales”, precisó.  

El experto aseguró que con este bajo nivel de aprobación quedó en evidencia el nulo efecto del último cambio de gabinete. “Andrés Chadwick y Pablo Longueira no le aportan un plus al presidente en términos de aumentar su popularidad y, en lo específico, aumentar su credibilidad”, aseveró.

En esa línea, Navarrete dijo que los resultados de la encuesta CERC debieran gatillar la salida del ministro Rodrigo Hinzpeter. “Piñera nos ha dado sistemáticamente una línea de conducta muy tozuda al no querer cambiar a su ministro del Interior. Es decir, alguien va a tener que cambiar al escudero, alguien tiene que responder políticamente por esto”, concluyó. 

Analista Usach asegura que eventual caída de Gadafi genera más dudas que certezas

Analista Usach asegura que eventual caída de Gadafi genera más dudas que certezas

A juicio de la investigadora y analista internacional  de la Usach Olga Ulianova, la gran interrogante es cómo se va a organizar un país tremendamente dividido.

 

Según la especialista, debido a la crisis financiera de Europa y Estados Unidos, la OTAN no está en condiciones de colocar un contingente militar permanente que asegure la estabilidad del nuevo gobierno.

Ante la inminente caída del dictador libio Muamar el Gadafi, con la ocupación de parte de las fuerzas rebeldes del principal reducto oficialista, Trípoli, se creará un nuevo foco de tensión a partir de la instalación de un nuevo gobierno en este país del norte de África.

Así lo aseguró la Dra. Olga Ulianova, analista internacional del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) de la Universidad de Santiago de Chile, quien cree que a diferencia de los otros países de la región donde ha habido revueltas contra gobiernos autoritarios, en Libia hay un grupo importante de la sociedad que apoya al carismático líder árabe.    

“En ninguno de los otros países árabes donde comenzaron movimientos contra los gobiernos autoritarios, aparte de Libia, ha habido una guerra civil de tan larga duración. En ningún otro país ha habido tanto apoyo de la población a este gobernante dictador. Eso demuestra que la sociedad Libia está profundamente dividida y lo sigue estando”, afirmó Ulianova.

A juicio de la académica de la Usach, la gran interrogante es cómo se va a organizar un país tremendamente dividido. Ulianova explicó que  Libia es un país con una historia tribal, “de profundas diferencias entre la zona de Trípoli y la zona de Benghasi, donde desde el primer momento se han establecido los rebeldes”, precisó.

La  analista agregó que “cabe preguntarse si los habitantes de Trípoli van a considerar la llegada de los rebeldes como la liberación de un dictador opresor, o como la llegada de otros intereses y poderes locales”.  

La mayor dificultad, indicó la investigadora de la Usach, radica en la heterogeneidad de las fuerzas rebeldes. “Nadie sabe a ciencia cierta cuáles son las fuerzas que predominan allá.   Hay diferencias muy profundas en su seno”, aseveró Ulianova.

 

Los intereses de la OTAN

Para Olga Ulianova, el papel de la OTAN en la caída de Gadafi es relevante, aunque duda de su efectividad a la hora de entregar estabilidad a un nuevo régimen para Libia.

“Hay un tremendo problema. La OTAN hoy día no está en condiciones de colocar un contingente militar permanente en tierra, que asegure la estabilidad del nuevo gobierno. Hay demasiados problemas. Esta operación fue liderada por Gran Bretaña y Francia, que tienen más problemas económicos que cuando se inició su intervención. Los contribuyentes europeos están bastante escépticos y reacios a financiar una operación de esta naturaleza. Ni hablar de Estados Unidos, con sus problemas de deuda pública”, sentenció Ulianova. 

Pese a ello, la experta no descarta que en los países miembros de la OTAN se abran los “apetitos” por los recursos naturales de Libia, unos de los países más ricos del norte de África.

“Los gobiernos tendrán un escaso margen para intervenir en la estabilización del nuevo gobierno, pero van a estar muy interesados en conseguir con las nuevas autoridades de Libia concesiones de exploración y explotación petrolera; ese va a ser su interés prioritario. Van a aprovechar los contactos que ya tienen con unas u otras fuerzas al interior del cuerpo de los rebeldes”, concluyó. 

Piñera pone plazos a proyectos de ley que redefinirían Crédito con Aval del Estado y otros

Piñera pone plazos a proyectos de ley que redefinirían Crédito con Aval del Estado y otros

Presidente de la República informó que serán US$ 2.000 millones los recursos destinados a educación superior, pero no precisó su origen ni los plazos para traspasarlos a las Universidades del Estado. 

 

Tras permanecer reunidos el lunes (11), por cerca de dos horas, con el presidente Sebastián Piñera, el comité ejecutivo del Consejo de Rectores, se mostró conforme con la información que recibieron del Primer Mandatario, quien puso plazos a algunas de las iniciativas legales planteadas por el CRUCH. 

El Presidente Piñera reiteró a los rectores el compromiso de un nuevo trato con las universidades estatales, y les garantizó que habrá aportes basales para estas instituciones. Adelantó que en julio será enviado al parlamento el proyecto de ley que redefinirá el Crédito con Aval del Estado y la iniciativa que busca favorecer a los deudores morosos del Crédito Solidario; en agosto, será el turno del proyecto que crea la Subsecretaría y la Superintendencia de Educación Superior; y entre noviembre y diciembre, la nueva normativa para las universidades estatales. 

 

Rector Zolezzi: “Faltan precisiones”

El rector de nuestra Universidad y presidente del Consorcio de Universidades Estatales, Juan Manuel Zolezzi, valoró el encuentro con el mandatario, el que calificó de “muy cordial”, pero advirtió que faltaron datos respecto de los recursos que serán destinados para las universidades estatales. 

“Hay precisiones que faltan; por ejemplo, cuántos van a ser los aportes basales para las universidades del Estado. Eso tenemos que trabajarlo e introducirlo en la ley de universidades del Estado. Se abre un mundo de dudas, pero también de certezas, con los aspectos que el presidente Piñera ha ratificado en esta reunión, como el hacer cumplir la ley y que las universidades no tengan fines de lucro”, puntualizó. 

En este sentido, el vicepresidente ejecutivo del Cruch, Víctor Pérez, sostuvo que “la Superintendencia de Educación Superior va a tener por objeto hacer transparencia en el sistema de Educación Superior. Para que se cumpla la ley que dice que las universidades son corporaciones sin fines de lucro”.

Senador Mariano Ruiz Esquide: “Nos faltó tiempo para reformar la Educación Superior”

Senador Mariano Ruiz Esquide: “Nos faltó tiempo para reformar la Educación Superior”

Parlamentario de la DC, reconoció que nunca hubo una postura común en la materia en los 20 años que fueron gobierno. "Había personas y partidos dentro de la Concertación que querían una reforma mucho más drástica y otros no. En esa discusión, entre hidalgos y jamelgos, terminó ganando la oposición de aquel entonces", aseguró.

 

Tras el "mea culpa" que hicieron los partidos de la Concertación por sus omisiones y ausencia de decisiones en materia de Educación Superior durante los 20 años que fueron gobierno -declaración realizada tras una reunión con la Confech el miércoles 22 de junio- el senador de la DC, Mariano Ruiz Esquide reconoció en el programa Foro Universitario, de Radio Universidad de Santiago (94.5 FM), que si bien había voluntad política para hacer reformas, en el entonces bloque oficialista primaron posiciones divergentes frente al tema.

"Dentro de la Concertación tampoco hubo un acuerdo lo suficientemente amplio como para decir: "O nos contentamos con lo que podamos hacer o buscamos otras cosas más". Eso fue lo primero. Había personas y partidos dentro de la Concertación que querían una reforma mucho más drástica, y otros no. En esa discusión, entre hidalgos y jamelgos, terminó ganando la oposición de aquel entonces que, en definitiva, nos llevó a un acuerdo que yo firmé cuando era presidente de la Comisión de Educación, cuyo tercer paso era la Educación Superior. Modificamos la ley general (de educación LOCE), para la enseñanza básica y media, pero para la Educación Superior, nos faltó tiempo", planteó el senador Ruiz Esquide.

El parlamentario (DC) se mostró escéptico sobre la reforma a la Educación Superior planteada por el ejecutivo porque, a su juicio, la derecha también tiene posturas encontradas. "Ojalá fuera (el año de la Educación Superior). Pero no creo, porque no confío; lo digo sinceramente, no confío en la capacidad del Gobierno de vencer sus propias diferencias internas para transformar a las universidades y a la Educación Superior, específicamente, en algo que yo entiendo como la luz del país".

Mariano Ruiz Esquide dijo que actualmente siguen habiendo diferencias al interior de la Concertación sobre cambios en la Educación Superior, pero que hay unanimidad en lo que respecta a universidades estatales. "Estamos por el respaldo absoluto a las universidades estatales, a las que hay que darles lo necesario para que sean lo mejor de lo mejor. Respecto de las universidades privadas, hay que distinguir aquellas que tienen un esfuerzo, una trayectoria, un valor universitario", aseveró el parlamentario.

 

Mea culpa concertacionista

En la declaración emitida por los presidentes de los partidos de la Concertación, sostienen que "si bien durante el último período aumentó la cobertura de la Educación Superior, no es menos cierto que ello no estuvo acompañado con los correspondientes recursos y atribuciones para las instituciones públicas (...). Asumimos las carencias y vacíos", consigna el documento.

El presidente de la DC, Ignacio Walker, habló de una sincera autocrítica, mientras que el presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, aseguró que hubo "despreocupación" de parte de la Coalición.

Aseguran que el gran perdedor con la renuncia de Magdalena Matte es el presidente Piñera

Aseguran que el gran perdedor con la renuncia de Magdalena Matte es el presidente Piñera

Bernardo Navarrete, plantea que la dimisión de la ex titular de Vivienda y Urbanismo le genera al mandatario un enorme problema con la UDI, “porque en buena medida ha habido poca capacidad de anticiparse a conflictos por parte del ejecutivo”.

Ante la abrupta renuncia de la ahora ex ministra de Vivienda y Urbanismo, Magdalena Matte, “el gran perdedor” con todo este episodio es el presidente Sebastián Piñera. Así lo aseguró el analista político y académico de la Universidad de Santiago de Chile, Bernardo Navarrete, quien sostuvo que el mandatario parece propender a las “crónicas de las muertes anunciadas”, en alusión, también, a la no menos bullada salida de la ex intendenta del Bío Bío, Jacqueline Van Rysselberghe.

“Aquí, el gran perdedor es el presidente Sebastián Piñera, por no prever los efectos del caso Kodama sobre la ministra Matte, quien es esposa del senador UDI Hernán Larraín. Renunciar no tiene un efecto sobre su propio partido, pero le genera un enorme problema al propio presidente de la República con la UDI, porque, en buena medida, ha habido poca capacidad del ejecutivo de poder anticiparse a conflictos”.

El cientista  político Navarrete sostiene que las salidas del gobierno de Van Rysselberghe y Matte no son comparables. “Es el mejor contrapunto entre alguien que quiere proyectar una carrera política, versus alguien que quiere proyectar una consolidación profesional de un trabajo, sin mayores pretensiones políticas”.

A juicio del experto de la Facultad de Humanidades de la Usach, el episodio de la renuncia de la ex ministra Magdalena Matte, tendrá consecuencias en la popularidad del presidente Piñera. “Claramente esto va a repercutir en las encuestas. Una  vez más el presidente termina salpicado por buenas o malas decisiones en las cuales la capacidad de prospectar conflictos vuelve otra vez a ser un tema relevante”.  

Para Bernardo Navarrete, “será difícil (para Piñera) explicar por qué sale un ministro técnico que no tenía mayores prensiones políticas, y que tenía apoyo, e incluso afecto en la oposición”.

Páginas

Suscribirse a RSS - Política