Despega Usach

Español

Estudiantes crean innovador proyecto para usar el flujo peatonal como fuente de energía eléctrica

Estudiantes crean innovador proyecto para usar el flujo peatonal como fuente de energía eléctrica

Titulada recientemente de la carrera de Tecnología en Telecomunicaciones, Cindy Gallardo Villarroel, terminó su pregrado en esta universidad con broche de oro: la joven fue una de las flamantes ganadoras del concurso Despega Usach 2018.

Cindy, directora del proyecto junto a Ignacio Díaz, de Ingeniería Eléctrica, desarrollaron una baldosa que permite generar electricidad aprovechando la energía que producen las personas mientras caminan.

De esta forma, nació Urban Spark, cuya elaboración con material reciclado tardó unos seis meses y se realizó en casa de Gallardo.

Eso sí, para Cindy este concurso de emprendimiento no es nuevo, ya que el año anterior fue parte del equipo que ganó con un robot que limpiaba paneles solares. Sin embargo, es la primera vez que participa como directora.

“Siempre me he interesado por la generación de energía limpia y en la manera de aprovechar lo que ya existe para ello”, sostiene la profesional de 24 años.

Asimismo, explica que además de resolver el asunto energético, este proyecto “entregará información respecto al comportamiento de las personas en su recorrido por determinado espacio”.

Este emprendimiento, como iniciativa ganadora, se adjudicó una pasantía internacional en la aceleradora de negocios Velocity TX de la Texas Research & Tech Foundation, en Texas, Estados Unidos.

“Fue maravilloso ganar, porque es bueno también contar con el apoyo de la universidad en este tipo de iniciativas”, expresa Gallardo. Asimismo, adelanta que tras este éxito, el equipo postulará a fondos para mejorar el producto y crear algo viable y comercializable.

Emprendimiento y género

En esta versión del concurso, los equipos ganadores estuvieron liderados en su mayoría por mujeres, lo cual produjo gran orgullo en Cindy, quien actualmente postula a The S Factory, un programa de emprendimiento femenino.

“Liderar un equipo de hombres me permitió aumentar mi seguridad como persona y profesional”, señala la tecnóloga en telecomunicaciones.

Por lo que significó para ella este proceso, no lo piensa dos veces a la hora de llamar a los estudiantes, tanto mujeres como hombres, a emprender. “Busquen una forma auténtica de desarrollar su idea, bajo un ritmo en el que se sientan cómodos y tranquilos, y den su toque personal al trabajo”.

Finalmente, la joven destacó la formación que recibió en nuestro plantel, pues para ella, esta universidad le entregó valores. “Aquí nos fomentan el compañerismo. En vez de formarnos para competir, buscan que generemos potencialidades propias y fomentan nuestras habilidades para que nos complementemos con el resto de los profesionales”, remarcó.

“Es un honor para mí salir de esta universidad y, por lo mismo, lucho para que esta idea innovadora muestre el nivel de profesionales que forma la U. de Santiago”, concluyó.

Emprendimientos científicos y tecnológicos destacan en Concurso Despega USACH 2018

Emprendimientos científicos y tecnológicos destacan en Concurso Despega USACH 2018

Una nueva generación de estudiantes emprendedores fue premiada en la final 2018 Concurso Despega USACH, realizada el pasado miércoles 19 de diciembre y en la que se destacaron siete equipos ganadores con proyectos de base científica y tecnológica.

Con la premiación, realizada en las terrazas del Hotel San Francisco, finaliza el proceso 2018 de este concurso de estudiantes emprendedores de pre y post grado de la Universidad de Santiago de Chile, organizado por la Vicerrectoría de Investigación, Desarrollo e Innovación, la Dirección de Gestión Tecnológica y el Centro INNOVO, que convocó en esta versión 2018 a cerca de 150 estudiantes con 70 proyectos postulados, de entre los cuales fueron preseleccionados los 20 mejores para la final.

La premiación fue liderada por el Vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación,  Dr. Julio Romero, quien señaló que tras cuatro años, “Despega USACH no solo es un espacio para el nacimiento de nuevos emprendedores surgidos entre nuestros estudiantes, sino que también una oportunidad de profundo aprendizaje que ha permitido a nuestros alumnos enfrentar con sabiduría los desafíos de innovación que tiene nuestro país”.

“Por ello es que en todas sus versiones de Despega USACH hemos apoyado con capacitaciones, financiamiento, incubación y pasantías internacionales a los proyectos más destacados, todos ellos, emprendimientos con alto nivel de innovación, que han apuntado a abordar temas relevantes en diversos mercados, sectores e industrias”, manifestó el Vicerrector.

De esta forma, de entre los 20 emprendimientos  finalistas y que participaron en un intensivo programa de formación empresarial impartido por el Centro INNOVO, siete proyectos resultados ganadores, los que destacaron por su capacidad de innovación basados en conocimiento y desarrollo científico y tecnológico.

En la categoría Fase Avanzada del concurso, resultaron cuatro proyectos ganadores, adjudicándose una completa pasantía internacional en Texas, Estados Unidos, en la aceleradora de negocios Velocity TX de la Texas Research & Tech Foundation.

En esta categoría los proyectos ganadores fueron:

Urban Spark: Cindy Gallardo (Directora), de Tecnología en Telecomunicaciones. Baldosa Electrogeneradora que aprovecha el flujo peatonal para generar energía eléctrica.

Protofachada: María Ignacia Lucares (Directora), de Arquitectura. Componente arquitectónico modular en base a plástico reciclado, que impacta positivamente por utilizar materiales reciclados obteniendo una huella de carbono reducida en su fabricación.

Drasbio: Carolina Ibáñez (directora), de Ingeniería Física. Propuesta que busca reemplazar los productos plásticos desechables por productos ecológicos biodegradables elaborados a base de residuos agrícolas en desuso.

Redciclach: Alejandro Ramírez (Director), de Ingeniería Civil Industrial. Sistema de reciclaje inteligente de residuos de alto valor (latas y botellas plásticas) que premia a los usuarios por el acto de reciclar.

En la categoría Fase Temprana, resultaron tres proyectos ganadores los que recibirán tres millones de pesos para continuar el desarrollo de sus prototipos y tecnologías. Estos  proyectos son fueron:

Turtbag: Estafania Olivares (Directora), de Ingeniería Ejecución Industrial. Equipaje de viaje con un sistema de ruedas retráctiles de fácil uso, para que éstas sólo sean usadas cuando se necesitan, evitando todo daño que puedan sufrir por mal manejo de las maletas.

Innovapanal: Tomás Alejandro Child (Director), de Ingeniería Civil en Informática. Aplicación móvil para el apoyo de la producción apícola, permitiendo llevar un registro y realizar mediciones en terreno.

Redify: Daniel Morales (Director), de Medicina. Herramienta tecnológica en formato de app diseñada para optimizar el proceso de networking para emprendedores.

“La Universidad de Santiago me abrió las puertas para innovar”

“La Universidad de Santiago me abrió las puertas para innovar”

En 2015, Leandro Ampuero Nilo, junto a Ignacio Díaz, Cindy Gallardo y Bárbara Marambio, se adjudicaron 24 millones de pesos tras presentar un proyecto de sistema automatizado de limpieza para paneles fotovoltaicos o solares al Fondo de Valorización de la Investigación en la Universidad (VIU).

La idea se basó en la tesis de Leandro para optar a su título de ingeniero eléctrico y gracias a estos recursos, desarrollaron un prototipo y un modelo de negocios, el cual se ejecutó durante 2016.

Desde entonces, la carrera de Ampuero fue en ascenso, pues a partir del proyecto lo seleccionado para participar en un Congreso del Massachusetts Institute of Technology (MIT). Además, Global Entrepreneurs y otros programas colaboraron en el avance del proyecto.

Y en 2017 se crea la empresa Cero Polvo SpA, en la que se desarrolla un robot que mantiene los paneles solares con su máxima eficiencia. Esto, dado que pueden llegar a perder hasta un 30% por efecto de la suciedad y en plantas se pueden perder hasta 3 MM USD anuales en una planta de 100 MW.

Despega Usach

Tecnólogo en Telecomunicaciones, Ingeniero Eléctrico mención Telecomunicaciones y magíster en Gestión de la Innovación de la Universidad de Santiago, Leandro postuló al concurso Despega Usach 2017 con esta iniciativa.

En la convocatoria salió vencedor y con ello lograron alcanzar más recursos para comenzar a operar como empresa. “Proyectamos duplicar nuestras ventas con el premio”, agregó.

Asimismo, el joven aseguró que la iniciativa le permitió tener una visión global de la industria y los negocios. Además, obtuvo una pasantía en el Stanford Research Institute, el que le mostró “cómo valorizar e impactar rápidamente con el emprendimiento, y generar un análisis acotado de lo que está bien y qué no”.

Por otro lado, este año, Ampuero fue uno de los seleccionados del programa Jóvenes Líderes Iberoamericanos, organizado por la Fundación Carolina en colaboración con el Banco Santander.

En esta iniciativa se escogen a los mejores de las más de 300 universidades públicas y privadas de Latinoamérica, España y Portugal.

En esa línea, del 23 de septiembre al 5 de octubre, Leandro participó en conferencias y encuentros por España, incluyendo una reunión con el Rey Juan Carlos.

Universidad de Santiago

“Toda mi carrera la he hecho en la U. de Santiago. Este Plantel me ha acompañado en todo este proceso y me ha abierto las puertas para innovar”, sostuvo Ampuero.

El joven agrega que para él es un tremendo orgullo y una motivación poder apoyar a nuevos emprendedores, porque “para mí es una forma de vida, es lo que me apasiona y es una oportunidad de nivelar la mesa para que todos los sectores tengan oportunidades. Cualquier persona puede emprender y demostrar que con una buena idea se puede cambiar el mundo”.

“Siento que esta institución nos entrega las herramientas para desarrollarnos profesionalmente, entendiendo los nuevos perfiles de los profesionales que requiere una sociedad tecnológicamente cambiante”, puntualiza.

Ganadores de Despega Usach relatan cómo este concurso amplió sus horizontes

Ganadores de Despega Usach relatan cómo este concurso amplió sus horizontes

El emblemático concurso Despega Usach, que ya inició su cuarto proceso de postulación 2018, no sólo ha proporcionado a los estudiantes de la institución la oportunidad de recibir asesoramiento para impulsar proyectos y diseños de creaciones personales y/o grupales, sino que también la posibilidad de realizar una pasantía en el Stanford Research Institute, en la Universidad de Stanford, Estados Unidos.

Desde que comenzó esta iniciativa en 2015 ha acumulado 250 postulaciones a la fecha. Los estudiantes de nuestra Casa de Estudios se congregan para presentar propuestas marcadas por la innovación, respondiendo a necesidades pertinentes de la realidad nacional.

Las categorías de competición se dividen en: fase temprana, donde se presentan iniciativas en etapas de desarrollo inicial, y fase avanzada, para proyectos que se encuentran en proceso de producción o comercialización.

Los ganadores en categoría de fase temprana reciben apoyo financiero para la elaboración de prototipos, mientras que los de fase avanzada obtienen una pasantía en el Stanford Research Institute, en la Universidad de Stanford, Estados Unidos. Además, ambos acceden a capacitaciones en las dependencias de la incubadora universitaria Innovo Usach.

A lo largo de los últimos años, Despega Usach ha visto múltiples ganadores que prometen con sus creaciones contribuir a la mejora de los estándares de producción en la industria chilena en las próximas décadas. Como ejemplos destacados figuran las motocicletas low cost de Emilio Galleguillos, el embutido vegetal diseñado por Bárbara León, la vacuna anticancerígena de Giselle Sánchez y el proyecto PLAVIR de Daniela Toro, entre otros.

En esta oportunidad, tres de ellos nos cuentan cómo este concurso cumplió sus sueños y amplió sus horizontes.

La génesis de las postulaciones

El estudiante de Ingeniería en Ejecución Química, Sebastián Sanhueza, se sintió motivado por la creación de impresoras 3D por primera vez en 2011, cuando conoció sus prototipos. “Eran formas de impresoras bastante arcaicas, hechas de madera. Las miré y me fascinaron al instante”, comentó. “Me dije a mi mismo que esta tecnología tenía que evolucionar, simplificándose hasta llegar a un nivel de sofisticación y simplicidad mucho mayor; tal como ocurrió con las impresoras de papel”.

Cuando Despega lanzó su primera edición en 2015, el joven ya tenía una empresa formada y ventas realizadas, pero decidió aprovechar el impulso. “Una de mis metas había sido irme de intercambio, y vi el concurso como una oportunidad para recibir el premio del viaje que se ofrecía”, comentó, quien sería posteriormente uno de los primeros ganadores del concurso.

Gary Villanueva, estudiante de Ingeniería en Ejecución Mecánica, participó de la tercera edición del concurso. Su proyecto, que consiste en la producción de ecoladrillos, surgió de una motivación, para “desarrollar un producto que presente una alternativa para la construcción sustentable, que a la vez sea productiva y entregue un valor real al área de construcción.”

El joven tesista postuló inicialmente al concurso VIU (Valorización de la Investigación en la Universidad) del FONDEF (Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico). “Luego de eso, en una clase de innovación y emprendimiento impartida por el director de Innovo, Luis Lino, le comenté mi desarrollo del producto. Él me sugirió que también postular a Despega. En esos momentos estaba realizando una investigación en torno a qué fondos postular con mi tesis y justo se dieron las fechas y lo hice”.

Leandro Ampuero es egresado de Ingeniería en Ejecución Eléctrica, y postuló a Despega Usach con el proyecto de Robots de Limpieza para Paneles Fotovoltaicos. “Partí con prototipos pequeños, probando cosas en base a unos fondos que obtuve el 2015 en el Fondef VIU. Empecé a formar un grupo de trabajo, conseguir asesorías con profesores y de la Dirección de Gestión Tecnológica, que también apoya harto en la ejecución de los proyectos”, detalla al respecto.

Una de sus principales motivaciones para ser parte de la competencia fue poder visitar Silicon Valley. “Siempre fue un sueño para mí, ya que es la cuna del emprendimiento, por llamarla de cierta forma. Tenía varios propósitos en lo profesional como en el desarrollo del proyecto, porque sentía que, como ingeniero, era muy técnico y me faltaba la parte más comercial, la de negocios, cuando hablas con clientes para cerrar tratos. Todo lo tuve que ir aprendiendo de a poco”, cuenta.

La visita a Stanford

Sebastián Sanhueza fue partícipe de la visita al Stanford Research Institute, ubicada en el emblemático Silicon Valley de Estados Unidos, y recuerda la experiencia entre risas, debido a lo agitado del estilo de vida que tomó por dos semanas.

“Prácticamente ni salimos en esas dos semanas que estuvimos ahí. Aprendimos muchísimo. Lo mejor es que eran empresarios los que hacían estas clases. Era un boot camp intensivo, de 8:00 a 19:00, todos los días. Teníamos que llegar a hacer tareas de 19:00 a 23:00, para al otro día volver a presentar a las 8:00 de la mañana. No paraban de hacer trabajos. Eran unas máquinas. Fue un viaje maravilloso”, comenta.

“Te tienes que enfrentar a algo desconocido: un idioma que no manejas, otros niveles de estudio, las diferentes metodologías, tanto en emprendimiento como en negocio. Obviamente, marca un antes y un después, porque en la parte profesional, comprendía que líneas debía seguir en materia de innovación y en la comercial, me sirvió para darle una visión más global al emprendimiento”, explica Leandro sobre su visita, realizada en febrero de 2017.

El ingeniero eléctrico cuenta que en la capacitación se les mostraba ejemplos de expansión de los emprendimientos. “Al salir de la universidad, hay mucha incertidumbre sobre el mundo laboral acá en Chile, pero allá en Estados Unidos es todo un idioma natural el de los negocios. El modelo de negocios allá es con proyecciones más extendidas. Tienes un monto de dinero y tienes que pensar en invertirlo desde el inicio a unos años más”, detalla.

Una nueva perspectiva

Haber ganado en Despega Usach no sólo significó la apertura de nuevas oportunidades para los estudiantes beneficiados. También sirvió como un tiempo de reflexión y de proyección que les permitió adoptar nuevos enfoques y ambiciones. “Uno piensa que, por ser chileno, de un país sudamericano, no se puede conquistar el mundo con un proyecto”, comentaba Sebastián Sanhueza, “pero al estar en terreno en el viaje, y descubrir que miles de jóvenes de alrededor del mundo están en tu mismo camino, te hace pensar, ¿y si ellos pueden, por qué yo no?”.

La experiencia de Leandro lo llevó a una conclusión similar. “Cuando armé mi negocio, nunca pensé fuera de Chile. Cuando me preguntaban los clientes, yo hablaba sólo de las plantas fotovoltaicas del norte. Y estando en Stanford, me comentaron sobre plantas con los mismos problemas de limpieza, pero en Egipto, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos”, cuenta.

Por su parte, Sebastián se encuentra actualmente realizando una capacitación en el extranjero, para contribuir a la expansión de su propia empresa. “La DGT (Dirección de Gestión Tecnológica de la Vicerrectoría de Investigación, Desarrollo e Innovación) me invitó a un curso de innovación y emprendimiento en Waterloo, Canadá, cuyo foco es el crecimiento empresarial”.

No sólo cambia la percepción técnica y comercial, sino que también la visión de vida de los participantes. “El proceso te ayuda a ampliar mucho más tus horizontes e identificar tus potencialidades y desventajas. Además, te ayuda mucho para seguir motivándote, tener una actitud más ganadora respecto a lo que puede ser el desarrollo de tu propuesta”, señala Gary.

El mensaje de los tres jóvenes a la comunidad es claro. Los estudiantes de la universidad que quieran llevar a cabo sus ideas en grande deben atreverse a participar en Despega Usach, y en cualquier otro tipo de fondos. “Empiecen desde la nada; avanzando, se abre sólo el camino, pero lo importante es partir, porque muchas veces las ideas se quedan en la nada”, enfatiza Sebastián.

“Se pueden abrir oportunidades muy relevantes si les va bien. Si no, la experiencia les queda igual para cuestionarse y mejorar. Además, el poder recibir diversas asesorías les permite complementar el proyecto con una visión externa”, opina Leandro. Gary, por su parte, añade que “el poder levantar proyectos está en uno no más. No hay mayor limitación. Sólo están las ganas de querer enfrentar nuevos desafíos”.

Abren convocatoria para Concurso Despega Usach 2018

Abren convocatoria para Concurso Despega Usach 2018

Un ladrillo hecho con cajas de huevo, una motocicleta low cost, un robot limpiador de paneles solares, un ungüento anticancerígeno, un sistema de alertas sísmicas o nuevas formas de impresión 3D son algunos de las exitosas y novedosas ideas que han surgido del concurso de innovación universitaria Despega USACH.

El Vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación, Dr.  Claudio Martínez, remarca sobre el impacto del concurso que en estos cuatro años “931 estudiantes han participado con más de 250 proyectos, números que confirman que los jóvenes tienen vocación por el emprendimiento y que están en condiciones de llevar a cabo ideas que mejoran la calidad de vida de las personas”.  

La iniciativa de la Universidad de Santiago, a través de la Vicerrectoría de Investigación, Desarrollo e Innovación, tiene como objetivo – en su cuarta versión- fomentar la innovación entre los estudiantes de pre y post grado en distintos estados de un proyecto. El desafío de Despega USACH es aportar con proyectos que tengan pertinencia e impacto social.

“Este concurso efectivamente apunta a enfrentar a través de la innovación y el emprendimiento los grandes desafíos país que nos permitan diversificar nuestra matriz productiva, disminuir las brechas sociales y desarrollar nuevos productos y servicios donde el conocimiento, la ciencia y la tecnología constituyan el núcleo de estas soluciones”, concluye sobre el concurso el Rector Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid.

Los estudiantes postulan en dos categorías: fase temprana y fase avanzada. En la primera,  se premiarán proyectos que se encuentren en etapas iniciales de desarrollo, como idea o prueba de concepto. Mientras que en la categoría fase avanzada, se premiarán aquellas iniciativas que se encuentren en etapa de validación a escala real, desarrollo de producto, producción o comercialización inicial.

El premio incluye una pasantía en un centro internacional  líder en el fomento del emprendimiento e innovación para los ganadores de fase avanzada, y financiamiento para el desarrollo del prototipo para los ganadores de la fase temprana, además de la asesoría de Centro INNOVO, la incubadora universitaria con mayor valorización de negocios en Chile, según CORFO.

Las postulaciones abren el 28 de junio y se extienden hasta 28 de agosto. Bases, postulaciones y más información en http://www.udesantiagoemprende.cl/

Suscribirse a RSS - Despega Usach