Egresados

Español

Joel Saavedra, doctor en ciencia mención en Física: “En el germen inicial de mi vida está el alma de la Universidad de Santiago”

Joel Saavedra, doctor en ciencia mención en Física: “En el germen inicial de mi vida está el alma de la Universidad de Santiago”

“La Universidad de Santiago provocó en mí un cambio social que me permitió tener un mayor desarrollo. Estoy infinitamente agradecido de la educación que me entregó mi Alma Mater, en todo sentido, no solo en lo técnico. Uno adquiere valores, que quizás no se ven implícitamente cuando uno es estudiante, pero a lo largo de la vida me di cuenta que la formación integral que me entregó la Usach me permitió tener cierta flexibilidad y moverme de forma distinta en el mundo de la investigación en física teórica, y tener la capacidad de desarrollar también una línea de gestión universitaria”

Así se refiere a su Alma Mater, Joel Saavedra, doctor en ciencia mención en Física de la Universidad de Santiago, y quien por 10 años ocupa el cargo de Vicerrector de investigación y Estudios Avanzados, en la Universidad Católica de Valparaíso

Su afición por la Física surge en la enseñanza media. Quería aprender Física Nuclear motivado por uno de sus docentes, quien perfiló ese objetivo en él y que en 1989 se trasformó en una meta a conseguir tras ingresar a la Usach a estudiar Licenciatura en Física Aplicada. La carrera era distinta a lo que presentaba la Universidad de Chile y Católica donde tenía un carácter más teórico que experimental.

¿Cuál fue su primer impacto al ingresar a la Universidad de Santiago?

-Me llamó la atención la libertad que tenía el Departamento de Física en ese momento y el cuidado especial por sus estudiantes. Pese a ser un Departamento no tan grande, era más personal en su seguimiento con quienes cursábamos la carrera. Estábamos en el periodo de transición de la dictadura y los primeros tres años no hubo movimientos tan radicales en torno a lo político.

-¿Desde el punto de vista económico, enfrentó dificultades en sus años como estudiante?

-Soy primera generación de mi familia en ingresar a la Educación Superior. Mi padre creía que yo estaba estudiando Ingeniería. Fue una mentira piadosa que armé junto a mi madre que apoyó lo que yo quería, porque mi interés estaba en la Física. Mi papá tenía una fijación con esa carrera, quizás por una proyección personal de lo que él hubiese deseado hacer en lo profesional. La ciencia en Chile no era muy conocida, entonces era más práctico estudiar Ingeniería. Sin embargo, perseguir mis ideales predominó ante otros estímulos externos.  Estudié con crédito y todos los semestres tenía que hacer la fila larga en la Dirección de Finanzas para hablar con la Asistente Social, pero como mi desempeño era el adecuado nunca tuve problemas para matricularme y considerar el financiamiento. Estudié con el 70% del crédito universitario. Mi familia era modesta. El 30% lo pagábamos con la ayudantía y con la misma integración con los profesores a través de distintos proyectos de mejoramiento de la docencia. Nunca me sentí solo, que era lo más importante.

-¿Fue para usted una característica importante el campus único de la Usach?

-De todas maneras. Ayudaba mucho para la educación y la formación que se va desarrollando en torno a tu vida universitaria. Te toca compartir no solo con físicos, sino también con ingenieros y otras carreras. Eso lo encontré siempre especial.

Su trayectoria profesional

Al concluir la Licenciatura en Física en el 93, con su tesis sobre física nuclear experimental en un acelerador de partículas que estaba en el campus Las Palmeras de la U. de Chile se integró al programa de Magíster de la Universidad de Chile por un año. En el norte y en medio de una Conferencia se reencontró con uno de sus maestros de la Usach que le contó del proyecto doctoral de la Universidad de Santiago, que estaba en germen y lo invito a formar parte de la primera cohorte de estudiantes de este programa. Luego postuló a un proyecto Fondecyt postdoctoral, que fue adjudicado en la Universidad Católica de Valparaíso el año 2003, integrándose al Plantel como investigador postdoctoral. Esperó lograr una jornada completa y postuló a concursos en esa Casa de Estudios y en la Universidad Austral. Se adjudicó ambos, pero decidió por cercanía quedarse en la Región de Valparaíso y “por las proyecciones académicas que podía obtener en una Universidad que tiene todo lo que aprendí en el Departamento de Fisica de la Universidad de Santiago”, recuerda.

Del 2004 al 2008 fue profesor del Instituto de Física. Fue elegido director por sus colegas y el año 2010 asumió como Vicerrector de Investigación, con solo seis años de instalación en la PUCV.

La ciencia en tiempos de COVID

Para el profesor Saavedra, los Gobiernos por años han cometido un gran error que es colocar a la ciencia en un segundo, tercero o cuarto lugar.

-Desde el punto de vista de la investigación, ¿en que se ha fallado para enfrentar de mejor manera esta pandemia de COVID-19?

-Si queremos estar bien preparados para una pandemia que es lo que yo creo que deberíamos aprender ahora, hay que poner la ciencia en primer lugar y no buscar la utilidad cortoplacista de aplicación inmediata de la ciencia, porque ella requiere tiempos de madurez. Me he dado cuenta que desde que yo estaba en el colegio existe el mismo discurso instalado por años en la elite chilena. Si hubiésemos tenido una política institucional hoy tendríamos un desarrollo distinto y estaríamos preparados con las tecnologías para hacer un desarrollo distinto y enfrentar esta crisis de forma positiva. No obstante, yo creo que es una crisis que también se escapa de las manos. Hay que ser justos en eso también. Pero la crítica que hago es que no se ha considerado a la ciencia como un actor relevante en la solución. De hecho las universidades estamos trabajando en ventiladores mecánicos a través de propuestas individuales, cuando debiesen haberse hecho propuestas conjuntas y buscar la mejor alternativa. La solución es un problema de capacidades múltiples. Es la fuerza conjunta de las Universidades las que han hecho trabajo de investigación en los últimos 10 o 15 años y ahí no veo un reconocimiento, sino que nos miran como un ente generador de grados, títulos y profesiones.

-¿Y usted advierte que esa falta de reconocimiento también impacta en el financiamiento de proyectos de investigación para los estudiantes?

-No hay una visión de futuro de lo que es la institucionalidad de las ciencias. No se piensa que los estudiantes de pre y postgrado tienen mucho que aportar, con ideas frescas que si pueden ser desarrolladas. Ellos tienen de por si la fuerza para proponer y hacer cosas.

“La Usach es el símbolo inspirador de logros a alcanzar, si te lo propones”

“La Usach es el símbolo inspirador de logros a alcanzar, si te lo propones”

Freddy Faundez es alumno del Magíster en Innovación de la Usach y egresado de Ingeniería de Ejecución  en Mecánica de nuestra  Universidad. Con reconocimientos por su emprendimiento de eficiencia energética, entre las 500 mejores iniciativas medioambientales de los Premios Latinoamérica Verde, el año pasado fue por más y obtuvo el galardón al mejor proyecto energético del continente.
 
Freddy es un usachino de corazón y en esta edición conocemos parte de su historia.
 
¿Cómo nace tu afición por la Ingeniería?`
 
-Yo quería estudiar astrofísica, pero en esa época no se sabía mucho de las proyecciones de la astronomía en Chile y muy pocas universidades la ofrecían. Por ende, opté por una carrera que fuera más del área científica, más de física que era lo que más me gustaba, pero que tuviera una aplicabilidad importante,así que opté por Ingeniería Mecánica.  Estudiaba en el Barros Borgoño y conocíamos mucho a la Universidad de Santiago.
 
¿De tu familia, eres primera generación en ingresar a la educación superior?
 
-Si, la primera. Provengo de una familia de clase media. Somos tres hermanos. Di la Prueba de Aptitud Académica el año 2000 y me incliné por la Usach para seguir mis estudios. Lo que más me hizo fijarme en ella, fue la característica de Campus único; su universalidad del conocimiento que genera un enriquecimiento importante en la formación del estudiante. Tuve una Beca de Excelencia en mi ingreso y gané también la Beca Juan Gómez Millas, que me permitió estudiar prácticamente gratis en la Universidad. Durante el primer año, Ciencias Básicas me encantaba y lo único que quería era avanzar un poco más la carrera para vivir ese cruce de alumnos con otras carreras. Los siguientes años comencé a participar de los cursos extra programáticos que eran espectaculares. Terminé, incluso, formando parte de la selección de atletismo de la Usach.
 
Viviendo en el Hogar de la Universidad
 
Me imagino que pudiste comprobar también la difícil situación por la que atravesaban otros compañeros…
 
-De hecho yo terminé viviendo en el Hogar de la Universidad. Fue toda una experiencia. Pasas a ser parte de las vísceras de la Usach. A Amengual con Alameda me iba caminando. Vivíamos en torno al Plantel. Me relacionaba con las selecciones de la Usach que eran puro corazón, porque no había tantos recursos. De lunes a lunes pasaba la noche en el Hogar y tenía una beca de alimentación. Yo cenaba en la Universidad además durante la semana. Pero, el fin de semana,  el Hogar nos daba el almuerzo. Varios ahí teníamos trabajos part time y con esos dineros cubríamos las cenas de sábado y domingo. Era “la” relación social que teníamos en ese tiempo porque el día lo pasábamos en función de estudiar y hacer deporte. Estuve 3 de los 4 años de la carrera viviendo en el Hogar.
 
Sus trabajos y premios
 
¿A qué te dedicas cuando sales de la Usach?
 
-Egresé el 2005 y ya trabajaba en temas aeroespaciales .Uno de mis profesores trabajaba en la Fach. Terminé haciendo una tesis de fenómenos aeroespaciales en la Academia Politécnica Aeronáutica. Allí Logré mi primer trabajo. Presenté esa tesis en un Congreso en Buenos Aires y fui parte del Centro de Investigación y Desarrollo de Ciencias Aeroespaciales de la Fuerza Aérea, como ingeniero de proyectos. Luego fui profesor de la Escuela de Aviación y de la  Universidad Federico Santa María, en aerodinámica y termodinámica.
 
Paralelamente, Freddy Faundez comenzó a trabajar en aplicaciones de fluido-dinámica orientado al transporte de carga. El 2007 ganó el Concurso de Innovación en la Usach con un estudio sobre potencialidades de una mejora aerodinámica en un camión y sus efectos en el gasto de combustible. Fueron sus primeros atisbos de estudios de aerodinámica aplicados al transporte.
 
El 2012 obtuvo el Premio a la Innovación que otorgó CNN Chile, recibiendo una asesoría en patentamiento de ideas, pero su esfuerzo y entusiasmo lo llevó a crear su propia empresa de asesoría, Venti Spa, y generar el primer estudio I+D en Latinoamérica sobre aerodinámica de camiones, inventando una metodología experimental para hacer ensayos a muy bajo costo.“Fuimos los primeros en usar la impresión 3D para prototipos a escala en Chile”, recuerda.
 
¿Trabajaste también en la Usach?
 
-Si, fui asesor técnico para el Departamento de Ingeniería Física en un proyecto de contaminación, donde hicimos mediciones a través de un dron. El proyecto duró dos años. Abrimos todo un camino. Terminé trabajando en la implementación del Laboratorio de Prototipado 3D del proyecto Ingeniería 2030. Ese año fui finalista del premio AVONNI y  quedé entre los 500 mejores proyectos del Concurso Latinoamérica Verde el 2017, con nuestra iniciativa de eficiencia energética para transporte. Con el anuncio de que la COP25 se haría en Chile, el emprendimiento que llevaba adelante buscaba que el proyecto se transformara en política pública;  una gran reforma liderada por el país para implementarse en varios países. El año pasado fui finalista de los Premios Latinoamérica Verde, lo que implicó disputar el premio en Guayaquil dentro de la Categoría Energía con el proyecto Venti que gané.  Al regreso nos recibió la ministra Schmidt y el Senado.
 
¿A la luz de todos estos logros, que significó la Universidad de Santiago para tu labor de docencia y profesional?
 
-Tengo una foto en la pista del estadio y de fondo el escudo de la Usach. Es icónica, porque justo hace mención a correr tras la búsqueda de nuestros sueños, de nuestras propias metas. Los logros se alcanzan en la medida que uno se esfuerce por ello y ese camino pasa a ser lo que simboliza la Usach. La Universidad recoge a un grupo de estudiantes que muchas veces son los primeros en sus generaciones, ávidos de cambios, de triunfos profesionales y espirituales. La Usach pasa a ser un símbolo de lo noble que puede ser un desafío y orientarse en llegar a cumplir esa meta.

Lanzan “Comunidades de Egresados/as”, propuesta de desarrollo profesional que impulsa la Facultad de Ingeniería

Lanzan “Comunidades de Egresados/as”, propuesta de desarrollo profesional que impulsa la Facultad de Ingeniería

 
A través de una reunión de presentación, el equipo de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ingeniería, junto a la Unidad de Vínculo con Egresados/as de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio, dieron a conocer la propuesta “Comunidades de Egresados”, que pretende generar una oferta académica internacional para ex estudiantes de distintas especialidades, mediante cursos de especialización en universidades en el extranjero.
 
El decano de la Facultad de Ingeniería, Juan Carlos Espinoza, señaló que la internacionalización tiene un rol fundamental en esta Unidad potenciada por el proyecto Ingeniería 2030, que insta a la formación de estudiantes con competencias y aptitudes que los ayuden a enfrentarse a un mundo globalizado.
 
“Esta propuesta es importante, puesto que requerimos de nuestros/as  egresados/as si queremos tener una vinculación más fuerte con la industria. Para lograr este objetivo, necesitamos trabajar junto a los encargados de vinculación y sus departamentos”, explicó la autoridad.
 
Según el subdirector de Relaciones Internacionales, Cristian Díaz, “la idea es crear una oferta internacional para apoyar la actualización de conocimientos de egresados/as mediante movilidades cortas, que finalmente entreguen una certificación internacional, considerando que el mundo laboral está cada vez más internacionalizado y requiere más competencias transversales y técnicas.
 
Asimismo, el representante del equipo de RR.II dio a conocer algunas ofertas de especializaciones que actualmente están enfocadas en estudiantes, pero que podrían ampliarse a egresados/as. Se trata de cursos de comunicación efectiva y comunicación de negocios en Canadá además de cursos de liderazgo en innovación en Holanda, que según fue explicado a las y los académicos, podrían aumentar según las necesidades disciplinares de cada departamento.
 
La política de egresados/as pretende generar una red de colaboración entre encargados de vinculación con el medio de los diez departamentos académicos de la Facultad, que se verían beneficiados por la promoción del desarrollo profesional de sus comunidades en universidades de alto prestigio, y además, por el aporte en la adquisición de competencias interculturales para sus egresados(as). Esto aumentaría la fidelización y contribuiría a los esfuerzos que ya se realizan por mantener vigentes los vínculos con sus ex alumnos.
 
Además, se dio a conocer la conformación de la Subdirección de Cooperación con el Sector Productivo Nacional, Junto a eso, se indicó que la Coordinación de Relación con Egresados/ as será la responsable de establecer un mecanismo que permita recabar información actualizada de los mismos.
 
Sylvana Vega, académica del Departamento de Ingeniería Mecánica y encargada de vinculación con el medio de dicha unidad  valoró la iniciativa, indicando que “es sumamente importante que cuidemos a nuestros egresados/as con instancias y que sean respaldadas por la Universidad, de manera que podamos mantener una buena relación con ellos. En nuestro caso, el mayor porcentaje de ofertas laborales para estudiantes recién titulados provienen de egresados. Mientras tengamos más fidelización con ellos, también tenemos mayor tasa de empleabilidad”, precisó.

Café Virtual busca apoyar inserción laboral de los estudiantes y movilidad laboral de egresados Usach

Café Virtual busca apoyar inserción laboral de los estudiantes y movilidad laboral de egresados Usach

Como una iniciativa que permite entregar herramientas para fortalecer la inserción y movilidad laboral de nuestros egresados, la Unidad de Egresados/as y Sectores Productivos en conjunto con la Red de Agentes de Vinculación con Egresados/as, integrado por las diferentes unidades académicas de nuestro Plantel, realizarán la segunda sesión del Café Virtual Usach.

La estructura de este espacio está pensada para quien facilite o dirija el conversatorio sea una o un egresado Usach. Estos profesionales están vinculados a las temáticas que se proponen por su trayectoria laboral y relatan sus experiencias de inserción en el mundo laboral.

A la segunda sesión, que se realizará este jueves 14 de mayo, a partir de las 10 de la mañana, vía Zoom, ya se han inscrito 72 participantes. La invitada será Catherine Merello, psicóloga organizacional de la Facultad de Humanidades de nuestra Universidad y directora de Digital Strategy Digital en la empresa Everis Chile.

La temática es “Profesionales Digitales Hoy” en donde se abordará cómo la tecnología y la contingencia nos están desafiando como profesionales a la virtualización del trabajo y cómo
adaptarnos a los nuevos contextos reales.

La Dra. Karina Arias, vicerrectora de Vinculación con el Medio Usach, señaló que este Café Virtual es muy importante porque el vínculo con sus egresados es una de las relaciones más relevantes para nutrirse bidireccionalmente, es decir, “poner a disposición de los egresados este tipo de espacios para mantener el vínculo con la Universidad y también para que ellos
puedan entregar a las nuevas generaciones elementos que les permitan desarrollar una red, habilidades y competencias propias”.

Además, agregó que estas actividades en tiempos en que las maneras de crear espacios de convivencia son virtuales ante la contingencia, nos permiten conversar de las distintas alternativas y oportunidades de los propios ámbitos de intervención de las y los egresados.

“Nuestro objetivo es generar una gran comunidad compuesta por los actores más relevantes de la Universidad de Santiago y uno de ellos claramente son los egresados. Esperamos que estas iniciativas se mantengan en el tiempo, ya sea en su versión virtual como también presencial cuando la eventualidad lo permita”, indicó la Vicerrectora.

Georgina Durán, jefa de la unidad organizadora, indicó que la iniciativa ha sido todo un éxito dado que si bien comenzó como una actividad para estudiantes de último año y egresados, las temáticas que se están abordando han concitado el interés de la comunidad estudiantil.
 
También se ha destacado la participación de egresados que están en el extranjero (Francia y Uruguay) que sintieron que este espacio virtual era una oportunidad para vincularse con la
Universidad.
 
Primera Sesión: una nueva experiencia.
En el primer café, al que se inscribieron 82 participantes, Luis Briceño, egresado de Técnico en Administración de Personal del Departamento de Tecnologías de Gestión de la Facultad Tecnológica de nuestra Universidad y actualmente Personal Branding Specialist (PBS) en LHH, fue el facilitador de la sesión que abordó la temática de la puesta de valor profesional basado en el sello formativo Usach.

Briceño, indicó que es muy importante que la Universidad de Santiago invite a sus egresados para conversar sobre materias relevantes para la comunidad de nuestro Plantel y su desarrollo
profesional, presente y futuro.

“Hoy en un mundo profesional cada vez más dinámico y competitivo es fundamental generar comunidades y redes que nos permitan estar actualizados, conectados y compartir experiencias. Bajo ese punto de vista es muy relevante que la Usach esté reconectando a toda esta red para que así se conozca el posicionamiento que tienen nuestros egresados en diferentes sectores productivos de nuestro país”, sostuvo.

En cuanto a su experiencia al participar en el Café Virtual Usach, el egresado indicó que “fue genial compartir con egresados, estudiantes y profesionales activos. Una frase que me quedó de una participantes es que no debemos olvidarnos de nuestras razones  al estudiar, de querer mejorar nuestra sociedad y el país, solo debemos esforzarnos mucho y que si queremos podríamos transformarnos en Presidente de la República o ministro de Estado”, concluyó Briceño.

Para inscripciones, consultas e informaciones, sobre este segundo café virtual de mañana jueves, puedes comunicarte al correo vinculo.egresados@usach.cl . Hay cupos limitados.

Ingeniería Comercial inicia año académico con charla virtual sobre liderazgo en tiempos de crisis

Ingeniería Comercial inicia año académico con charla virtual sobre liderazgo en tiempos de crisis

Con el objetivo de inaugurar el año académico de los alumnos y alumnas de la jornada diurna y de prosecución de estudios de Ingeniería Comercial, se realizó el seminario virtual "Liderazgo en tiempos de crisis" dictado por Roberto Matus.

El director del Departamento de Administración de la Facultad de Administración y Economía de la Usach, Dr. Cristián Muñoz, dio la bienvenida a los asistentes y presentó al vicepresidente y director de relaciones gubernamentales de Metlife para Latinoamérica.

Durante el evento que fue organizado por la Unidad de Vinculación con el Medio de dicho departamento, el ingeniero comercial de la Universidad de Santiago de Chile y destacado diplomático, Roberto Matus, se conectó vía zoom desde Washington DC para compartir con los asistentes a la cita virtual, sus experiencias laborales y cómo pudo transformar situaciones complejas como oportunidades en los lugares donde se desempeñó.

El principal objetivo de la charla, fue analizar el escenario adverso en el que el mundo vive con la pandemia del COVID-19 y aprender a mirarlo desde un punto de vista positivo, buscando
elementos para enfrentarlo y poder avanzar.

"El Coronavirus toca temas que hoy preocupan a muchos: la globalización, la interdependencia, la migración, los viajes, la salud pública y miedo al otro; es como si este virus hubiese sido diseñado deliberadamente para explotar nuestras propias ansiedades",  señaló Matus.

El ingeniero comercial de la Usach agregó que “esta pandemia, que nos tiene agobiados, de cierta manera está apelando a ciertas inquietudes que se tienen en torno al mercado y a políticas
públicas poco eficientes para una situación de esta magnitud”.

Agregó que "enfrentamos un entorno de tremendo cambio. En tiempos de shock de cambio, la economía colapsa, se presenta una crisis financiera junto con una parálisis política; surge el
populismo, los privados se focalizan en su propio bienestar, se generan crisis sociales y la sociedad civil se encuentra desconcertada", explicó, agregando que "esto genera desconcierto e
incertidumbre y se plantea la interrogante de qué necesitamos para enfrentar esta situación"

Para dar respuesta a este desafío, Matus utilizó las palabras de Emanuel Rham, asesor de Barack Obama, quién durante la crisis financiera del 2008 señaló "nunca desperdicies una crisis"
haciendo alusión a que, si el entorno es desconocido, es en esta situación donde se generan oportunidades de hacer cosas que, sin la crisis, no se habrían advertido. "Esto quiere decir que se
deben aprovechar las situaciones de crisis para intentar alcanzar logros de políticas que no sería posible obtener en circunstancias normales", afirmó.

Roberto Matus, prosiguió la charla virtual, dando a conocer situaciones que tuvo que vivir en sus distintos trabajos en el Ministerio de Relaciones Exteriores, en la Cámara Chileno Norteamericana de Comercio, y en su puesto actual en Metlife, con lo que ejemplificó cómo se pueden visualizar situaciones adversas como una oportunidad.

Explicó a la audiencia cómo se gestó el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos. Analizó las dificultades que existieron, los años que tuvieron que esperar para que se hiciera
efectivo y cómo el hecho de no haber apoyado a Estados Unidos ante la guerra con Irak, no fue un impedimento para que este TLC llegara a puerto, con excelentes resultados comerciales para Chile.

Lo mismo ocurrió con la Visa Waiver, cuya principal motivación para lograrla fue romper el statu quo y ser el primer país en América Latina en obtenerla. Junto con eso, destacó la modernización de la Cámara Chileno Norteamericana de Comercio, "la que había perdido capacidad de diferenciarse. Por lo tanto, si no hacíamos cambio estructural profundo, no iba a ser sustentable en el largo plazo", añadió Matus.
 
Esta modernización estuvo basada en tres pilares: tecnología, capital humano y gobierno corporativo Este último pilar estableció una gobernanza, se crearon estatutos, un manual de
gobierno corporativo, un código de ética, se realizaron elecciones, se entregó una oferta de valor y una cultura de empresa, precisó.

"Las principales lecciones aprendidas de estas experiencias tienen que ver con la importancia de tener un análisis y un diagnóstico, un plan, lo fundamental del equipo humano, poner el foco en el cliente/usuario/socio, la innovación, la flexibilidad y la capacidad técnica. Es nuestra responsabilidad dar curso a los hechos en la dirección que genera más beneficios a la sociedad",
dijo.
 
Trayectoria diplomática y profesional

Roberto Matus Harris, es titulado de la carrera de Ingeniería Comercial de la Universidad de Santiago de Chile. En 1987 ingresó a la Academia Diplomática de Chile Andrés Bello, donde tuvo
una destacada trayectoria, llegando a ser el segundo a cargo de la Embajada de Chile en Washington.

Dentro de sus importantes logros, participó en la negociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Chile y Estados Unidos. Asimismo, diseñó e implementó la estrategia de su ratificación ante el Congreso de EE.UU.

Entre el 2006 y 2009 fue jefe de Gabinete del Ministro de Relaciones Exteriores Sr. Alejandro Foxley, en el primer gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. Tras otras ocupaciones, el 2017
asumió la vicepresidencia y dirección de relaciones gubernamentales de Metlife para Latinoamérica y actualmente también es parte del directorio de América Solidaria.
.
Para ver la charla completa puedes ingresar al siguiente link:

Expresidente de la FEUT impulsa iniciativa voluntaria de sanitización de espacios públicos por COVID-19

Expresidente de la FEUT impulsa iniciativa voluntaria de sanitización de espacios públicos por COVID-19

En el acceso a la Vega Central de Santiago, ubicada en la comuna de Recoleta se instaló un túnel de sanitización a través del cual podrán transitar cientos, e incluso miles de vendedores y clientes que llegan a este punto comercial.

La instalación del denominado “Túnel de la Vida”, responde a una iniciativa del Grupo Air, empresa de control y monitoreo de gases, cuyos socios fundadores son dos ex estudiantes de la Universidad Técnica del Estado (UTE), hoy Universidad de Santiago de Chile, Osiel Núñez y Javier Suazo.

Osiel Núñez, ex estudiante de Ingeniería Metalúrgica y presidente de la Federación de Estudiantes de la UTE hasta 1973, explicó que, desde el Grupo Air, trabajan en el rubro de la minería con generadores de niebla que, mediante microgotas de agua, impactan las partículas de polvo, “y cuando ocurrió lo del Coronavirus, nos planteamos de qué forma podíamos llevar esa tecnología para que contribuyera a la protección de nuestra población”.

Fue así como desarrollaron este túnel de sanitización, que arroja agua en modalidad de niebla y que incorpora una proporción adecuada de desinfectante inocuo para el ser humano.

Esta iniciativa que se enmarca dentro de un acuerdo de colaboración con la Municipalidad de Recoleta, se suma a un camión autónomo que, la misma empresa, puso a disposición de la comuna, de manera gratuita, y que se ha utilizado para higienizar, con el mismo sistema de agua tipo niebla, la Vega Central y algunas avenidas del sector.

Según señala Núñez, está idea busca contribuir a la limpieza de un lugar de gran importancia para la ciudadanía, y aportar en la difícil situación sanitaria que vive el país. Además, se encuentran en conversación con otros municipios, como Puente Alto y Cerro Navia, para implementar el mismo sistema.
 
Enterado de otras iniciativas de estudiantes y titulados de la Universidad, como el desarrollo de mascarillas en impresoras 3D o ventiladores mecánicos, el ex presidente de la FEUT consideró que estas acciones comparten el sello característico de una misma alma máter.
 
“Lo que ocurre con los muchachos de hoy responde a lo mismo. Sabemos que la Usach no es la UTE, pero es imposible que no existan rasgos en la Usach que responden a esta vieja matriz. Por lo tanto, para mí, es un orgullo ver lo que están haciendo los estudiantes y, para nosotros, es un orgullo responder a lo que fue nuestra formación”, señaló Osiel Núñez.

"La Universidad de Santiago es un verdadero núcleo de investigación"

"La Universidad de Santiago es un verdadero núcleo de investigación"

Estudiar en la Universidad de Santiago, hacer un doctorado y ser investigadora de nuestro Plantel, puede ser un sueño de muchos, pero que pocos pueden lograr. Si a ello, le sumamos que nuestra entrevistada también es profesora por hora en nuestra Casa de Estudios, estamos en presencia de una egresada destacada que cuenta con méritos de sobra para conocerla en este espacio y que considera que la Usach es un verdadero núcleo de investigación en Chile.

Marlén Gutiérrez Cutiño es licenciada en Química de nuestra Universidad, pero tras egresar y titularse, fue por más. Obtuvo su doctorado y se desempeña además como profesora por hora, e investigadora en el Centro para el Desarrollo de la Nanociencia y la Nanotecnología, Cedenna. 

Desde pequeña supo que la Química sería lo suyo. Durante la enseñanza media fue cultivando su gusto por esta disciplina. “Yo quería explicar cosas, no solo desde la mera apreciación. No todo sucede porque sí”, relata.

¿Por qué te decidiste a ingresar a la Universidad de Santiago?

A la Usach la conocía y tenía buenos antecedentes de ella. El Plantel estaba dentro de las posibilidades que tenía de postular. Soy de Santiago y de las tres Universidades que había en la capital, decidí por esta antes que las otras. Me llamó mucho la atención el campus. Todo estaba junto. Era una Universidad con un gran campus universitario.

¿Conseguiste becas o créditos para sobrellevar el costo de esta carrera?

Mi familia es de clase media. No tuve becas ni créditos, pero mis padres estaban preparados para ese gasto. Teníamos casa y auto. Yo provenía de un colegio subvencionado y mis hermanos de otros particulares, entonces no cumplía con los requisitos para que me dieran becas. Cuando mi hermano entró a la Educación Superior, a mí me dieron crédito. No me fui a una Universidad privada porque necesitaba un arancel que estuviera a nuestro alcance para pagar. En segundo o tercer año accedí al crédito. La carrera me encantó desde un principio y el ambiente universitario también. Cuando terminé tenía dos opciones: irme a la industria o seguir en investigación, porque en esa época tenías que hacer práctica y tesis para obtener título y grado. Opté por lo segundo.

El camino de la investigación y la admiración por Dora Altbir

¿Dónde hiciste tu práctica?

En el Servicio Médico Legal. No era una práctica convencional. Analizaba muestras. Lo que no me gustó fue hacer siempre lo mismo. No me veía 30 años en eso. Antes la Facultad tenía dos carreras. O eras químico o eras bioquímico, no tenías otra opción. El grado académico era licenciado en química y el título profesional de químico.

¿Cómo prosiguió tu camino académico tras titularte?

Ingresé al programa de doctorado de la misma Facultad e hice cosas poco convencionales para el entorno, porque acá todos los chicos hacían solo ciencia básica y trabajaban cada uno de ellos con su grupo de investigación. Mi tesis de doctorado fue completamente multidisciplinaria, no era solo química, no veíamos solo saltos de electrones y me permitió interaccionar con mucha gente. En la Usach hago clases desde que entré al doctorado. Me he dedicado a hacer ciencia aplicada y ciencia básica en diferentes áreas, soy investigadora en Cedenna y profesora por hora en nuestra Universidad.

¿Cómo es la experiencia de estar ahora entregando tus conocimientos a las nuevas generaciones?

Buena. Es ver la historia desde el otro lado. No estas sentada en la sala, sino que estas enseñando para que te entiendan y a los estudiantes les tiene que gustar lo que entregas. Eso sí, veo diferencias entre los estudiantes de mi época y los de hoy, que yo creo que se notan en todas las carreras. Quedó atrás el cuaderno y el lápiz. Usan el celular para sacar fotos que después no ven. Hay una mayor comodidad de los estudiantes actualmente. Si el ppt no está en sus correos o el libro no se lo entregaron en la sala, ellos no lo buscan. Es una generación menos opinante, donde creo que se les ha dado todo.

Hoy trabajas también en Cedenna, ¿cómo recibiste la noticia del Premio Nacional de Ciencias Exactas 2019 para Dora Altbir?

Actualmente estoy de investigadora en la línea de la química de Nanoestructuras en Cedenna y ahí me dedico a hacer ciencia aplicada, que quiere decir proyectos con empresas, transferencias tecnológicas y solicitudes de patentes, entre otras. Estoy orgullosa del Premio recibido por Dora Altbir, porque ella era casi mi tutora de tesis de doctorado. Era mi profesora del doctorado y después pasó a ser colega. Es sumamente grato trabajar con ella. La distinción fue muy merecida.

¿Hacia dónde se encamina tu futuro profesional?

Quiero que la ciencia llegue a la gente habitual, al señor que te atiende en el supermercado. Que él reciba lo que tu hiciste de ciencia de laboratorio, que lo tenga por ejemplo en un filtro de agua, en un recubrimiento de carnes, en algo así que tu trabajaste para que eso llegara a ser de uso habitual… eso quiero lograr. No quiero que eso se quede solo en la cuna de la Universidad; que no permee hacia afuera. Creo que eso le falta a la ciencia. Para que el país progrese, la ciencia tiene que llegar a todo el mundo, no solo a un grupo selecto de gente. Quiero que los chilenos vean que si el país invierte en ciencia van a obtener beneficios. 

¿Crees que el cambio de Conicyt a Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo se encamina hacia ese objetivo?

Es bueno que todos los proyectos se junten en un solo sitio, pero el problema pasa por el financiamiento. Hay muchas líneas de investigaciones; eran diferentes presupuestos desde donde obtenías el proyecto. Se requiere una inversión significativa en ciencia y estamos muy por debajo de los países desarrollados en este ámbito.

¿Qué es para ti la Universidad de Santiago?

La Usach es mi casa. Es un verdadero núcleo de investigación

“El Pregrado en la Usach me mostró el camino hacia la investigación”

“El Pregrado en la Usach me mostró el camino hacia la investigación”

Rodrigo Fernández Verdejo, tiene 34 años y ya cuenta con un PHD en Ciencias de la Motricidad. Su primera etapa educacional la vivió en un colegio particular subvencionado de La Florida. 
 
En la enseñanza media descubrió su vocación con la práctica del basquetbol. Dio la PSU y su opción fue la Universidad de Santiago de Chile, donde estudió Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física, egresó el 2008 y recibió el reconocimiento al mejor rendimiento académico de la carrera, con un 6.6 de calificación. 
 
Sin embargo, su formación en la Usach también orientó su trayectoria laboral dirigiéndolo hacia la docencia universitaria y la investigación. Tres años más tarde recibió el título de Magíster en Ciencias Biológicas, mención Fisiología y posteriormente, el PHD en la Université Catholique de Louvain, en Bélgica. Hoy es profesor con jornada completa, del Departamento de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile, pero su paso por la Universidad de Santiago no lo deja indiferente; muy por el contrario. Se siente orgulloso.
 
¿Qué generación familiar eres de egresados de un Plantel de Educación Superior y por qué te decidiste por la Usach como tu Alma Mater?
 
Soy la segunda generación. En mi juventud quería estudiar algo relacionado con el deporte y en ese momento lo más cercano fue la Educación Física, aunque yo no me veía trabajando en un colegio. Yo me movía en un ambiente más de entrenamiento y ahí es donde encontré la Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física con especialidad de entrenamiento deportivo en la Usach. Sentí que era más ad hoc a mis intereses. 
 
¿Era la única Universidad que entregaba esta especialización?
 
Si, al menos en Santiago. Cuando yo ingresé era el segundo año que se daba una Licenciatura en la Actividad Física en Chile yo creo. Siempre tuve en mi mente que las mejores Universidades eran la Católica, la Universidad de Chile y la Usach. Mi hermana mayor había estudiado en la Chile y yo no conocía a otras personas que hubiesen estudiado en la U. de Santiago, pero estaba en mi mente porque es una de las tres grandes. Fue súper impresionante para mi pasar de un colegio pequeño que quedaba a una cuadra de mi casa, a llegar al campus donde había un montón de personas con intereses distintos. Se podían combinar los estudios con prácticas deportivas, con cultura, con la vida social entre los diferentes estudiantes; fue todo un mundo que me encantó.
 
¿Qué opinión te dejó estudiar en un Plantel donde el tema social se vive día a día, no solo en las aulas, sino que en todo el campus?
 
Yo ingresé a la Usach sin becas. Mis papás pudieron pagarme la carrera, pese a que mi familia es de clase media. Vivíamos en La Florida, en un sector nada especial. Lo que si fui el primer seleccionado en ingresar a la Licenciatura y terminé como el número uno también al egresar. Sin embargo, el primer año estuvimos en un paro que duró como tres meses y estaba súper fuerte el tema político. Entonces fue sorprendente ver que había compañeros que tenían tanto conocimiento y luchaban con intensidad por sus intereses. En esos años reconozco que no aprecié tanto esa importancia, porque yo no tenía problemas de becas, por ende, no lo sentía de forma tan directa, pero me impresionó cómo mis propios amigos luchaban por lo que consideraban justo y seguíamos en paro y toma hasta que se solucionaran los problemas. Eran demandas válidas y aunque habíamos algunos que no teníamos estos problemas para seguir estudiando, apoyábamos lo que pidiera el resto porque eran demandas válidas.
 
¿Qué recuerdos tienes del campus de la Universidad?
 
Recuerdo con cariño el Departamento de Deportes, donde pasábamos mucho tiempo; los dos gimnasios, la piscina donde tuvimos natación todo el primer año. Aparte de asistir a clases, integraba la selección universitaria de basquetbol. Para mis intereses, la implementación deportiva era bien buena, también el espacio. El gimnasio principal era súper bueno, me parecía excelente.
 
Fin a la subcontratación y glosario constitucional
 
La Universidad durante el año 2019 estuvo en la noticia por el acuerdo para el término de la subcontratación del personal de aseo y vigilancia. ¿Cómo usachino te enteraste de aquello?
 
Sí, yo creo que el fin de la subcontratación es uno de los cambios fuertes que hace una Institución grande en respuesta a la crisis social que hay en Chile y me siento sumamente orgulloso que haya sido la Usach. Es un ejemplo para muchas otras que están en esta situación, y que hace que las condiciones laborales sean precarias. Nosotros trabajamos ahora en investigación y el sistema nos obliga a contratar gente por honorarios. El sistema te tiene atrapado a condiciones que no son las ideales. Que la Universidad de Santiago haya dado ese paso es un ejemplo a ser imitado por otras Instituciones, aunque lo veo difícil, pero realmente ahí la Usach pisó fuerte con algo concreto.
 
Además, encontré súper valioso que realizaran este Glosario Constitucional. Lo encontré excelente. A mí me llegó porque conozco amigos que trabajan en la Usach…me llegó, lo leí y lo encontré top de top. Se lo pasé a la gente de la Universidad Católica donde yo trabajo y es otro punto donde siempre decimos: hablamos y hablamos, pero alguien tiene que comenzar a hacer cosas. Son dos aportes fuertes que hizo la Universidad de Santiago a la sociedad.
 
El deseo por la investigación
 
Tu curriculum es extenso. No te quedaste solo en la Licenciatura. ¿En qué momento nace el gusto por la investigación?
 
Algunas de las clases del Pregrado en la Usach me generaron este deseo por seguir el camino de la investigación, me generó la curiosidad. En el mismo pregrado contacté profesores que estuvieran interesados en ello, trabajé con algunos y me contactaron con gente en España, pero en un comienzo todo estaba relacionado con el deporte, con el entrenamiento. Realmente eso me hizo aprender mucho de investigación y fue lo que me hizo decidir, ya que en un principio quería ser un entrenador de alto rendimiento, pero la investigación pudo más y seguí el camino de investigador en deportes, con el Magíster y el Doctorado. Sin embargo, todo mi interés nació de la misma Usach conociendo a docentes que me inculcaron ese interés. Hoy mismo estamos postulando un proyecto con una profesora de la Universidad de Santiago, así que sería una colaboración entre ambos Planteles y tenemos otro trabajo de investigación ahora con otro profesor de allá así que, si lo hacemos todos juntos, es beneficio para ambas universidades.

“Me siento orgullosa de la Usach por su papel en la reciente Consulta Ciudadana”

“Me siento orgullosa de la Usach por su papel en la reciente Consulta Ciudadana”

Jeannette Jara Román atiende nuestro llamado desde la Contraloría de la Universidad de Humanismo Cristiano donde están sus oficinas labor que, como abogada, alterna con las clases que realiza como profesora por hora en nuestra Casa de Estudios y su candidatura a magister de Gerencia Pública en la FAE.

Jeannette forma parte de la primera generación de administradores públicos de la Usach, egresó el año 1996 y un año más tarde se tituló. En esa etapa de su vida fue electa presidenta de la Federación de Estudiantes. Destaca que siempre le gustó trabajar en políticas públicas orientadas al bien común.

¿Por qué eligió la Universidad de Santiago para cursar esta carrera?
-Mi padre había hecho un curso de perfeccionamiento a través del convenio CUT- UTE y para él había sido motivo de mucho orgullo estar en esas aulas. Por eso siempre me llamó la atención la historia de la Universidad. Estudié una carrera que tiene diversidad en la composición de sus alumnos, pero que nos transformamos en un núcleo de amigos y compañeros bien potentes. De hecho, hasta el día, de hoy todos los egresados de la carrera estamos en una red y nos comunicamos permanentemente; además, nos divertimos, hacemos asados. Humanamente esta carrera es muy rica, pero tiene una formación muy rigurosa. A veces como egresado, en un principio uno se siente medio inseguro, pero al ejercer te das cuenta de la formación sólida de la Usach.

¿Fueron años difíciles en lo político durante su permanencia en la Universidad, aunque ya hace un tiempo había retornado la democracia?
-Sí, fueron difíciles porque el neoliberalismo se había afianzado durante la transición y había una amenaza de algunos por radicalizar la subordinación al mercado en las universidades estatales. Desde el movimiento estudiantil logramos resistir a esa idea y nos movilizamos con el Confech para detener un proyecto de ley que se llamaba Modernización de las Universidades Estatales, pero en su matriz consideraba la privatización de las mismas.

¿Cómo fue su experiencia de un año dirigiendo la Feusach?
Fui elegida al final del periodo que egresé, el año 96, entonces el 97 ejercí en el tiempo que hacía mi tesis. Mi experiencia fue muy enriquecedora porque tuvimos la posibilidad de reconstruir la Federación de Estudiantes, refundarla. A partir de la lucha contra la dictadura, las federaciones tuvieron una potencialidad importante, pero en los 90 varias se fueron quebrando, entre esas la Feusach que estuvo desaparecida entre tres y cuatro años, porque los movimientos estudiantiles debieron reenfocar su lógica de representación. A mí me correspondió refundar la Federación con propuestas alternativas: primero el arancel diferenciado y luego la gratuidad; el claustro universitario que pretendía abrir espacios para la democratización del Plantel y además el Plan Estratégico Institucional, que la vincularía con el desarrollo del país, en una matriz de justicia social. En lo cultural, además, la semana cachorra del 97 constituyó un gran hito de nuestra gestión, porque en la Escuela de Artes y Oficios pudimos ofrecer La Negra Ester, en forma gratuita y con Andrés Pérez encabezando el elenco, lanzando a la multitud un ramo de crisantemos al finalizar la obra. Eso aún me emociona.


Volviendo a los tiempos actuales, ¿cómo ve la actual Universidad de Santiago y qué ha significado en su vida profesional?
La Usach es mi casa. Siento un gran afecto por la comunidad universitaria, por sus trabajadores, estudiantes y académicos, pero además por su historia, por haber estado siempre al servicio de la educación pública y del desarrollo del país. Nuestra Casa de Estudios enfrenta enormes desafíos que la harán avanzar aún más en su carácter de Universidad nacional y en el aporte a la comunidad, pero sin duda hechos como su labor en la Consulta Municipal, donde la Usach ocupó un rol tremendamente importante, me hacen sentir mucho orgullo de haber estado en sus aulas. Concuerdo plenamente con aquella frase: “El profesional no nace. El profesional se hace” y eso te lo da el Plantel, no solo su formación académica, sus relaciones interpersonales, su formación cultural y propedéutica más allá del ámbito de los ramos que haces. El hecho de que todos estemos en un mismo campus te hace conocer compañeros de otras carreras, la organización triestamental también. Es un bello ejercicio de vida pertenecer a la Universidad de Santiago.

Pensiones y crisis social
Es inevitable consultarle como exsubsecretaria de Previsión Social sobre el manejo del Gobierno frente a las demandas sociales y en particular del tema pensiones. El tema de las pensiones grafica el tema de la dignidad en la crisis sistemática, porque tienes en esa demanda, muy sentida, muy necesaria e indispensable, no solo a los pensionados luchando por ella, sino que también tienes al conjunto de la sociedad pidiendo dotar de dignidad a las personas mayores. Por eso, este despertar de Chile es más integral y sistémico que lo que vimos antes, pero además nos desafía a encauzar un camino de soluciones para el futuro, con bases de igualdad y justicia social. Hay que leer lo que la ciudadanía está diciendo. No puede pasar que se tape el sol con un dedo y con pequeñas medidas de agenda, no sustantivas, nos quedemos conformes porque si eso ocurre en un tiempo mediano va a volver a estallar.

Desde su experiencia, ¿qué debería hacer el Gobierno para mejorar las pensiones de los chilenos?
Déjame darte un dato. De los últimos pensionados del mes de noviembre, la mitad eran mujeres y la mitad de ellas tuvo una pensión inferior a 1 UF. La tasa mediana de pensiones en Chile está en 25.500 pesos. No podemos pensar que un pequeño reajuste solucione este drama. Se requiere una reforma tributaria progresiva, que aporte mayores recursos al Estado de quienes más ganan e incorporar solidaridad a través de mecanismos de reparto, que hagan de Chile un país con sistema mixto.

Arquitectos Usach elaboran cartografías urbanas y su relación con conflictos sociales del país

Arquitectos Usach elaboran cartografías urbanas y su relación con conflictos sociales del país

 
Hace un año, los arquitectos Rolando Durán Cavieres y Alejandro Díaz Jara, iniciaron, junto al historiador Jaime Navarrete, el colectivo “Cartografías de la Memoria”, un proyecto interdisciplinario que busca visualizar, a través de mapas, las acciones y reacciones de los procesos socio-espaciales entre 1970 y 1976.
 
En ese marco, postularon el trabajo “Hacia un urbanismo de los procesos socio-espaciales: Cartografías de la Memoria. Utopía y terror en Santiago de Chile 1973-1976” al Fondo Nacional del Desarrollo Cultural y las Artes (Fondart) en la línea de Arquitectura y modalidad investigación, adjudicándose los recursos.
 
De acuerdo al responsable del proyecto, Rolando Durán, este trabajo “trata de mezclar la historia con las cartografías para dar un espacio a aquellos procesos que nos parecen relevantes y que no están visibilizados”.
 
Esta investigación, sostuvo el arquitecto, les permitirá relacionar las acciones durante los movimientos y conflictos urbanos para conocer cómo se fue construyendo la ciudad en torno a ello. 
 
Estallido social
 
En pleno desarrollo del estudio, comenzaron las protestas de octubre y la crisis social en nuestro país. “El 19 de ese mes, hablamos por teléfono con Alejandro y pensamos que con todas las herramientas que teníamos gracias a este proyecto, debíamos hacer algo”, recordó el arquitecto Durán. 
 
“Nos vimos en la necesidad de aportar y registrar lo que estaba pasando, pero, además, entender este conflicto desde el punto de vista urbanístico”, agregó su compañero Alejandro Díaz. 
 
Al plantearse la inquietud, se inició el nuevo proyecto en el que ambos trabajan en paralelo al Fondart. En este son acompañados por Francisco San Martín Ide, Danitza Valenzuela Valenzuela, Camila Espejo Vallejos y Francisca Geisse Rodríguez,  rastreando las acciones realizadas desde el viernes 4 de octubre, que es la primera evasión masiva del Metro, hasta el día de hoy, en la ciudad de Santiago.
 
En ese momento comenzaron la recopilación de datos para levantar cartografías del conflicto, “empleando las herramientas que desarrollamos en el Fondart, con el objetivo de resguardar y ordenar la enorme cantidad de información disponible y categorizarla”, añadió Díaz. 
 
En esa misma línea, enfatizó que la idea es comprender el fenómeno social, creando un vínculo entre el pasado y el presente para analizar las relaciones entre los dos momentos históricos.
 
Para los arquitectos de la Usach, este segundo trabajo en el contexto del estallido está ligado a la formación que recibieron en nuestro Plantel. “Nosotros tuvimos la idea de hacer esto como una forma de ayudar y contribuir al país de manera pertinente, y creo que eso es parte de la formación de la Escuela de Arquitectura de la Usach, que te entrega esa perspectiva junto con el deseo de colaborar con el desarrollo de Chile”, sostuvo Durán.
 
Hallazgos preliminares 
 
Dentro del Fondart, los investigadores pudieron identificar algunas ideas preliminares. Por ejemplo, la primera manifestación que se registró en Plaza Italia ocurrió en octubre de 1970, cuando un grupo de personas sin vivienda se tomaron el sector, que hasta ese momento no era un lugar de protesta. “Podemos decir que en la historia se guardan algunas huellas y recuerdos que aparecen ahora, varios años después”, explicó el arquitecto Díaz. 
 
En ese sentido, Durán comentó que recientemente se levantó el ‘Campamento de la Dignidad’ en el exterior del Palacio de Tribunales en Santiago. Ese recurso también se utilizó en Plaza Italia, por lo tanto, continúan apareciendo atisbos de memoria. Podemos comprender lo que ocurre hoy con los hallazgos del pasado, dijo.
 
Por otro lado, un tema que surgió en la investigación fue el problema de la infraestructura y cómo la segregación genera diferencia de clases. 
 
Mencionaron por ejemplo las carreteras o el propio Metro de Santiago, “que pasa por sobre nivel en algunos sectores, y en otros bajo nivel, provocan enclaves, es decir, situaciones aisladas del resto de la ciudad”, sostuvieron.
 
Al explicar el título “Utopía y terror”, los arquitectos cuentan que, en los límites de la mancha urbana de Santiago, hubo un periodo de cordones industriales –organizaciones obreras que se instalaron en grandes avenidas-, donde la ciudad estaba muy conectada entre sí. “Esto nos demuestra que la infraestructura social permite no tener segregación”, detalló Durán, aduciendo al término “utopía”.
 
Por su parte, Díaz explicó que el término “terror” viene de la planificación urbana oculta y subterránea, como los centros de detención y tortura. “Tras un mapeo, hallamos que estos tienen una distribución singular en Santiago y vemos cierta organización”, aseguró.
 
Detallaron que correspondería a una planificación militar. Su origen "tendría que ver con la guerra colonial francesa que desarrolla una metodología para hacerse cargo de un territorio determinado. Eso se traspasa a Chile y Argentina, lo cual es una manera de ordenar el territorio a través del terror”.
 
Otro de los aspectos que identificaron los investigadores se relaciona con las denominadas Operación Confraternidad I y II, realizadas en la década de los años ochenta, donde camiones militares llegaban a los campamentos que se ubicaban principalmente en las comunas de Las Condes, Providencia y Santiago, para llevar a estas familias a la periferia de Santiago, como por ejemplo a La Pintana. 
 
“Este es un ordenamiento del espacio y no aparece en ningún plano. La Pintana se habitó de erradicados y la comuna se vio obligada a ser el lugar de llegada de la pobreza, estableciéndose un estigma sobre la comuna y sus habitantes”, enfatizó el arquitecto Durán. 
 
Las conclusiones respecto de ambos proyectos serán presentadas el próximo año. Con ellas será posible realizar el enlace entre los procesos pasados y presentes para comprender el fenómeno desde el territorio.

 

Páginas

Suscribirse a RSS - Egresados